¡Nos fuimos de mochileros a las eólicas de Santa Ana!